Hace mucho tiempo escuché decir a un experimentado fotógrafo que la fotografía era “el arte de pintar con luz” y desde ese momento comenzó para mí un reto. Al principio mera curiosidad y experimentación, después pasó a ser una afición y ahora es una pasión, yo diría una necesidad.

Encontrarme con la fotografía ha supuesto para mí transitar un camino que me conecta con mi dimensión artística. A través de la fotografía intento transmitir, expresar y plasmar belleza, emociones y sentimientos, capturar destellos de la vida y crear un mosaico con imágenes reales y/o mágicas para evocar, volver a vivir, recrear, reinventar…

En definitiva, creo que el secreto está en aliar luz y creatividad en un conjuro de belleza para compartir.

Estáis invitados.